hit counter joomla

El corazón oscuro de los hermanos Chapman en “la Sackler”

Comencemos exponiendo qué pasos hay que dar para reinventar lo que hoy en día constituye uno de los espacios artísticos de referencia occidentales, la Serpentine Gallery de Londres. Primer paso: Se establece una galería "melliza" a pocos metros (la Sackler Serpentine Gallery), y aprovechando la buena relación de la institución con los arquitectos estrella, se encarga su factura a la omnipresente Zaha Hadid. Segundo paso: tras una triunfal apertura con una instalación del joven artista argentino Adrián Villar Rojas, se organiza la primera muestra individual en Londres de los hermanos Chapman, para que estos gestionen la iconografía del sueño, la manipulen y la devuelvan cruda, sin sutilezas, con las posibilidades menos amables de lo onírico, pero envuelta en el humor negro que caracteriza a estos dos nominados al premio Turner 2003. Irreverentes, sin perder la agudeza a la hora de abordar temas que van desde la religión a la sociedad de consumo, los Chapman instalan un peep show en los Kesintong Gardens por el que mirar y mirarnos, por ejemplo, en los capítulos más vergonzantes de la historia moderna.

 

Vista de la instalación Come and see, 2013

 "Come and See" es una posibilidad de acceso a las bases en las que se sostiene la clave del éxito de esta pareja: sacar a la luz temas controvertidos apoyados en el apropiacionismo artístico y en un sustrato surreal abordado de dos maneras. Por un lado, puenteando al grupo de Breton e investigando sus referentes, un protosurrealismo que tiene sus máximos exponentes en el Bosco y en Goya (recordemos la recreación tridimensional que llevaron a cabo de "Los desastres de la guerra" o la adquisición e intervención de una de sus series originales). La otra vía consiste en acudir directamente al Surrealismo, pero a uno menos popular, a uno controvertido, oscuro, unheimlich, el que posibilitó en su momento obras como La poupée de Hans Bellmer.

Vista de la instalación Come and see, 2013

Como resultado, y haciendo uso de su ya característica amplia gama de formas y técnicas artísticas, en la recién nacida Sackler comparten espacio sus juvenalia, las inconfundibles esculturas cuyas narices y penes intercambian roles, artesanía africana para materializar otra iconografía del capitalismo, paisajes en los que nazis en miniatura ejecutan a Ronald Mcdonald (y viceversa) observados por un escandalizado e hiperrealista maniquí que representa un miembro del ku klux klan, estratégicamente instalado en la galería, y en cuya vestimenta luce un smiley como logo de la macabra hermandad. 

Jakes and Dinos Chapman, When de worlds ends..., 2012

Vista de la instalación Come and see, 2013

Vista de la instalación Come and see, 2013

Para penetrar en el corazón oscuro de los Chapman, ubicado en las profundidades del inconsciente colectivo occidental, sólo hay que cruzar un puente, el que separa la antigua Serpentine de la nueva.

Jake and Dinos Chapman: Come and see Serpentine Gallery, South Kensington, Kensington Gardens, London W2 3XA . Hasta el 9 de Febrero de 2014 

 

Texto: Francisco Ramallo
Imagenes: Cortesía Serpentine Gallery