hit counter joomla

Breve pero intenso: Hanna Putz

Solo los fotógrafos más atrevidos son capaces de romper con los cánones clásicos del retrato. Hanna Putz (1987) es una de ellos y ha conseguido darle un giro de 360 grados a los títicos posados. Gracias a la deconstrucción de los cuerpos a través de encuadres imposibles, esta fotógrafa austriaca nos demuestra que la creatividad no tiene límites y que es posible transformar una situación de lo más normal en algo realmente extraordinario.

Su proyecto más importante empezó a gestarse en el año 2011, para desarrollarlo Hanna ha retratado a ocho familias procedentes de cinco países diferentes, con las que intenta representar la ruptura del individualismo a través del núcleo familiar y cómo la mujer, con la llega de un recién nacido, queda supeditada de manera total a su existencia. 

Haciendo uso de espacios cotidianos, Hanna consigue generar atmósferas inquietantes y surrealistas con sus personajes, que nunca muestran sus rostros al completo. El flash, como foco de iluminación principal, es habitual en sus tomas, así como la simplicidad plástica, siendo los sujetos los verdaderos protagonistas.
Actualmente Putz vive y trabaja entre Viena y Londres.

hannaputz.com