hit counter joomla

De palco em palco, a muxica mexe no Porto

El pasado marzo tuvo lugar en la ciudad invicta la segunda edición del Mexefest. Con más de 40 conciertos repartidos en dos días, este festival pretendía llenar de buena música el centro de Oporto... y así fue. Su primera edición tuvo lugar en Lisboa a finales del 2011, cita en la que artistas como Fanfarlo, OH! Land, James Blake o Toro y Moi hicieron las delicias de todos los asistentes a los teatros de la Ciudad de la Luz.

Cabe destacar el concepto en sí del festival ya que se trata de una alternativa excelente a los que tienen lugar en verano. Una calle cerrada al tráfico y en la que los centros comerciales, teatros, cines y parkings se convierten esos días en los mejores espacios posibles para que artistas como Russian Red, Best Youth, Josh Rouse o Twin Shadow puedan deleitar a los allí presentes.

El concierto que convocó a mayor número de asistentes fue el de St. Vicent, proyecto musical de Anne Erin Clark y que presentó su aclamadísimo “Strange Mercy”. Acompañada por tres músicos, la artista tuvo gran empatía con un público que, en la recta final, se aglomeró junto al palco dejando completamente vacías las butacas a petición de esta. Con la música electrónica como telón de fondo y un sonido y puesta en escena contundentes, la cantante fue una de las triunfadoras del festival. Méritos para ello tuvo y muchos.

Por su parte, el solista Cass McCombs, cuyo disco “Wit´s End” fue proclamado por Pitchfork y Blitz como uno de los mejores trabajos del pasado año, fue otro de los destacados. La gran expectación que había en torno al artista parece que fue la única gran desilusión del primer día de festival, teniendo en cuenta los comentarios de quienes pasaron por el Teatro Sá da Bandeira, que no fueron muchos.

El Coliseu de Porto acogió, sin duda, uno de los mejores conciertos de la primera noche, el de Nikki & The Dove. La actuación se caracterizó  por un ritmo muy divertido y emocionante, sin embargo, tal vez por ignorancia, la afluencia de público fue bastante escasa. Una voz expresiva y penetrante que le da una belleza vanguardista al pop “cursi”, como ellos mismos se definen.

Uno de los últimos conciertos del fin de semana y casi de los más laureados fue el de Twin Shadow. Con un ritmo que nada tiene que ver con su disco “Forget”, el norteamericano levantó de sus asientos, desde el primer instante, a todos los presentes, contagiando con sonidos ochenteros las paredes del mismo.  Se escucharon un par de temas de su segundo álbum que saldrá a mediados de junio y que, por lo que hemos escuchado, no están nada mal…

Esto solo ha sido una pequeña parte de lo que se ha vivido en Oporto recientemente. Ojalá en nuestro país vayan tomando nota de este tipo de festivales ya son una fantástica manera de promover la cultura musical en cualquier estación del año y con unos precios muy asequibles. Lo dicho, que haya Mexefest Vodafone para rato.

Texto: Alejandra Alvarez